Desde la creación de espacios de almacenamiento en las civilizaciones, siempre ha sido necesario el ingenio y la creación de herramientas o maquinarias para facilitar el transporte, la administración y el acomodo de las mercancías. La capacidad de carga del ser humano es limitada, y con la introducción de este tipo de herramientas o maquinarias de carga se multiplicó la productividad, por supuesto también cuidó de la salud de los empleados.  

A continuación, repasaremos brevemente la historia del montacargas industrial:

A mediados del siglo XIX un ingeniero inventor llamado Waterman creo la primer maquinaria montacargas de la historia, inspirado por los sistemas de poleas de las grúas. Era en realidad una plataforma unida con un cable, lo cual más tarde también inspiró a Elisha Graves Otis para crear los sistemas de poleas de seguridad en los ascensores, y un sistema dentado que amortiguaba la caída en caso de que los cables se rompieran.  

En 1912 aproximadamente a alguien se le ocurrió incluir carros movidos por motores eléctricos, y hasta tres años después surgieron las primeras maquinarias montacargas que podrían mover cargas de forma vertical u horizontal. Ya entrada la Primera Guerra Mundial, el ejército de USA presentó un dispositivo que podía subir y bajar mercancías, pertrechos y armamentos de los camiones.

En 1917 un ingeniero de apellido Clark se le ocurrió que este mecanismo podía ser independiente con un operador sentado en una carretilla.

A partir de entonces se introdujeron una gran variedad de carretillas elevadoras con sistemas hidráulicos, con horquillas y mástiles de diferentes tamaños, dependiendo la necesidad.

Si quieres saber más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: premocasamontacargas@gmail.com